Vistas a la página totales

Punto de Encuentro Académico un Encuentro con la Academia

Punto de Encuentro Académico un Encuentro con la Academia
Ir a la página Punto de Encuentro Académico

Tutoría

Tutoría
Ir a la página Tutoría

Socio Humanística I

Socio Humanística I
Hablemos de Humanismo & cine

Electiva Humanidades II

Electiva Humanidades II
Hablemos de las Historias de Mujeres

Electiva Humanidades III

Electiva Humanidades III
Hablemos del Cine de Almodóvar

miércoles, 20 de febrero de 2008

EL MERCADER DE VENECIA de Michael Radford




Prof. ALBERTO GONZALEZ M.
ASIGNATURA: SOCIO HUMANIDADES HUMANIDADES I:
HUMANISMO Y CINE
SOCIO HUMANIDADES HUMANIDADES II:
RELIGIÓN & MUJER
CODIGO: 8107533
CÓDIGO:8107571
GRUPO: 73/70
AREA: GENERAL
PELÍCULA: EL MERCADER DE VENECIA
CONCEPTO: LA USURA


APRECIADOS ESTUDIANTES
El presente documento contiene los siguientes aspectos:
1. CONTEXTO: EL RENACIMIENTO
2. COMENTARIOS A LA PELICULA
Se expone la información pertinente a la película
3. WILLIAM SHAKESPEARE

1. CONTEXTO:
EL RENACIMIENTO
Inicio: Año 1500Fin: Año 1600
ELEMENTOS CARACTERÍSTICOS
El Renacimiento se distinguía por presentar las siguientes manifestaciones: por el nacimiento del Estado como una obra de arte, como una creación calculada y consciente que busca su propio interés; por el descubrimiento del arte, de la literatura, de la filosofía de la Antigüedad; por el descubrimiento del mundo y del hombre, por el hallazgo del individualismo, por la estética de la naturaleza; por el pleno desarrollo de la personalidad, de la libertad individual y de la autonomía moral basada en un alto concepto de la dignidad humana. En:
http://www.artehistoria.com/frames.htm?
y http://www.artehistoria.com/historia/contextos/1848.htm
El Renacimiento es uno de los grandes momentos de la historia universal que marcó el paso de mundo Medieval al mundo Moderno. Es un fenómeno muy complejo que impregnó todos los ámbitos yendo por tanto, más allá de lo puramente artístico como ha querido verse. Para muchos autores empieza en 1453 con la conquista turca de Constantinopla. Según otros es un nuevo periodo que surge desde el descubrimiento de la imprenta, e incluso se considera que no se produce hasta que Copérnico descubre el sistema heliocéntrico; pero la fecha tope es 1492, con el descubrimiento de América. El término Renacimiento deriva de la expresión italiana rinascita, vocablo usado por primera vez por el literato Petrarca y revalorada por el arquitecto y teórico Giorgio Vasari, que la delimita en el mismo momento histórico en que tuvo lugar este movimiento cultural. Vasari lo acuñó en su obra Vidas de los más ilustres artistas para referirse a un movimiento que hace resucitar en el arte y la cultura los valores espirituales de la antigüedad clásica. El término no empieza a utilizarse hasta el siglo XVI, pero no será consagrado en sentido histórico, social y cultural hasta mediados del siglo XIX. Será a partir de este momento cuando ya cobrará fuerza el redescubrimiento del hombre como individuo, el redescubrimiento del mundo como armonía y realidad que rodea al hombre liberado de todas las preocupaciones religiosas.El Renacimiento no consistió sólo en un mero resurgir erudito de la literatura o de la filosofía grecorromana o en una vulgar imitación de las formas artísticas de la Antigüedad.
Asociado historiográficamente a ese concepto aparece aquel otro, el Humanismo, que completa la idea inicial de que nos hallamos en una época nueva y, en consecuencia, distinta de aquélla, la antigua, que se tomaba como modelo. Justamente, fue la renovación de la cultura el aspecto más notoriamente destacado por sus propios protagonistas, aquellos que hablaron por primera vez de Renacimiento. ¿Cuándo se produjo y en qué consistió realmente ese renacimiento cultural? A pesar de que entre los siglos VII y XIV se conocieron en los ambientes cortesanos de Europa occidental determinados intentos por recuperar textos y autores clásicos, como lo prueba el hecho de la creciente utilización del Derecho Romano y del recurso constante a Aristóteles, cronológicamente sólo cabe hablar, por sus resultados, de un vigoroso y fecundo Renacimiento: aquel que tuvo lugar, en el pensamiento y en la estética, entre los siglos XIV y XVI. Igualmente, aunque el término Humanismo ha sido, empleado para denominar toda doctrina que defienda como principio fundamental el respeto a la persona humana, la palabra tiene una significación histórica indudable.
Humanismo fue uno de los conceptos creados por los historiadores del siglo XIX para referirse a la revalorización, la investigación y la interpretación que de los clásicos de la Antigüedad hicieron algunos escritores desde finales del siglo XIV hasta el primer tercio del siglo XVI. En realidad, fue la voz latina "humanista", empleada por primera vez en Italia a fines del siglo XV para designar a un profesor de lenguas clásicas, la que dio origen al nombre de un movimiento que no sólo fue pedagógico, literario, estético, filosófico y religioso, sino que se convirtió en un modo de pensar y de vivir vertebrado en torno a una idea principal: en el centro del Universo está el hombre, imagen de Dios, criatura privilegiada, digna sobre todas las cosas de la Tierra.
El humanista comenzó siendo, en efecto, un profesor de humanidades, es decir, de aquellas disciplinas académicas que constituían el programa educativo formulado idealmente por Leonardo Bruni. Su propósito consistía en formar a los alumnos para una vida de servicio activo a la comunidad civil, proporcionándoles una base amplia y sólida de conocimientos, principios éticos y capacidad de expresión escrita y hablada. El medio de expresión y de instrucción sería el latín, recuperado y limpio de barbarismos medievales. La lectura y el comentario de autores antiguos, griegos y latinos, especialmente Cicerón y Virgilio, y la enseñanza de la gramática, la retórica, la literatura, la filosofía moral y la historia constituían las humanidades impartidas por el humanista. Sin embargo, el humanista, como ya se ha indicado, era algo más que un maestro.Su preocupación por los problemas morales y políticos le obligó a adoptar también posiciones humanistas, en el sentido de que nada de lo humano le sería ajeno.
El Humanismo no apareció de una forma brusca. Sus orígenes son complejos. La cronología de su nacimiento parece imprecisa. En el norte de Italia, durante la segunda mitad del siglo XIII ya se advierten señales anunciadoras. Por ello su herencia es medieval: el interés de los abogados por el valor práctico de la retórica latina, el uso cada vez más apreciado del Derecho Romano, de la filosofía y de la ciencia aristotélica por teólogos y profesores, y el encuentro literario con los clásicos de la Antigüedad, son pruebas suficientes de los cambios que se estaban produciendo en los círculos intelectuales prehumanistas por aquellas fechas. En verdad, todas esas novedades, con el tiempo consagradas, no formaban parte más que de una única realidad: la del redescubrimiento de la Antigüedad, fuente viva del Humanismo. Francesco Petrarca (1304-1374) y Giovanni Boccaccio (1313-1375) constituyen ejemplos muy representativos de esa etapa. Como erudito, bibliófilo y crítico de textos, Petrarca se convirtió en un auténtico maestro al estudiar, corregir y liberar de corrupciones las obras de Virgilio, Tito Livio, Cicerón y san Agustín. Su propia obra literaria estaba impregnada de esa erudición y era deudora de aquella edad de oro. Boccaccio, por su parte, quien reunía las virtudes de Petrarca, al que consideraba su maestro, aprendió el griego en Florencia con Leoncio Pilato y junto a éste impulsó su enseñanza pública en la ciudad, al mismo tiempo que traducían a Homero y Eurípides. Petrarca y Boccaccio tuvieron continuadores fervorosos. Coluccio Salutati (1331-1406), bibliófilo y latinista, ejerció una influencia decisiva sobre los humanistas florentinos, coleccionando textos clásicos y apoyando la creación de una cátedra de griego en Florencia, gracias a cuya labor se tradujeron y se trataron las obras de Tucídides, Ptolomeo, Platón y Homero. Esta restauración de los clásicos griegos debe mucho también a Leonardo Bruni (1374-1444): además de escribir en griego, sus traducciones de Aristóteles y de Platón obtuvieron, por su elegancia, el reconocimiento de generaciones posteriores.
2. COMENTARIOS A LA PELÍCULA
Venecia 1596 La intolerancia hacia los judíos fue un hecho en el siglo XVI; hasta en Venecia, la ciudad Estado más poderosa y liberal de Europa. Por Ley los judíos eran forzados a vivir en las viejas fundaciones o en el gueto de la ciudad. Después de la caída del sol la puerta se cerraba y era vigilada por los cristianos. Durante el día, cualquier hombre que saliera del gueto tenía que usar un sombrero rojo para identificarlo como judío.
Se prohibió a los judíos tener propiedades, por lo que practicaban la usura, el préstamo de dinero con interés. Esto estaba contra la ley cristiana. Los sofisticados venecianos pretendían no notar lo que pasaba; pero para los fanáticos religiosos que odiaban a los judíos este era otro problema.
Los Franciscanos le hacían discurso a los judíos con el siguiente contenido cristiano: “Si un hombre es virtuoso, debe pagarle a Dios por ser virtuoso. No debe entrar en la usura, por ninguna de sus puertas, porque para eso Dios puso su mano sobre todas las desigualdades y ejecutó a través del juicio verdadero a los hombres.Si viniera hasta aquí y viera que respetan su juicio cabalmente, se darían cuenta de que es justo, es un hombre verdadero. Pero si viera que aceptan la usura y otras entradas partirá y no los dejará vivir. Si han hecho alguna de estas cosas que sentencia el obispo, seguramente morirán por el señor nuestro Dios. Tendrán que vivir día tras día del robo, la usura es un modo de robo. Tendrán que entregar su dinero a las manos de sus propios ladrones, pero si siguen nuestros comandos tendrán el futuro asegurado.” PERSONAJES
Antonio: Es el mercader de Venecia que da título a la obra. Gran amigo de Bassanio, como mercader enriquecido le presta dinero y a punto está de perder sus navíos y hasta la vida. Bassanio: Amigo de Antonio. Le pide dinero para poder pretender a la bella Porcia de la que está locamente enamorado y al no tenerlo en ese instante Antonio, éste se ve obligado a su vez a pedírselo a Shylock.
Shylock: Judío rico, que se dedica a prestar dinero a crédito. Odia a Antonio porque presta gratis, porque es cristiano y porque ha recibido burlas de él.
Porcia: Rica heredera a la que todos los príncipes pretenden, pero que sólo se puede casar con el que adivine el acertijo de los cofres inventado por su padre. Finalmente se casa con Bassanio.
Graciano: Amigo y servidor de Antonio y Bassanio, acompaña a éste a cortejar a Porcia y acaba casándose con su doncella, Nerissa.
Nerissa: Doncella de Porcia.
Jessica: Hija de Shylock enamorada de Lorenzo, un cristiano, por el que abandona a su padre, le roba y abandona su religión.
Lorenzo: Amigo de Bassanio y Antonio y enamorado de Jessica.
3. William Shakespeare (1564-1616)
Nació en Strafford del Avon. En Londres fue empresario de teatros, actor y traspunte. Tras enriquecerse tornó a su ciudad natal en 1611, donde vivió hasta su muerte. De Shakespeare hay más leyendas y misterio que datos ciertos. Incluso se ha negado su existencia real, afirmando que William Shakespeare es el seudónimo de algún personaje histórico.
El mercader de Venecia debió ser escrita en 1595 ó 1596, poco tiempo de la inauguración de El Globo, principal escenario de las piezas del célebre dramaturgo. La inauguración del foro debía de celebrarse con una comedia o tragedia y las elegidas pudieron ser El mercader de Venecia ó Romeo y Julieta.
En ese momento Shakespeare se halla próximo a alcanzar la plenitud de su genio. Ha dado a la escena ya, El rey Juan, el Enrique IV, y sobre todo, el Ricardo III, y se dispone a trazar (1598) la primitiva forma del grandioso Hamlet, que no refundirá hasta 1602.
Shakespeare siempre tomaba de otros los argumentos para sus obras, que luego refundía dándole su propia impronta y originalidad. Las fuentes para El mercader de Venecia son muchas y nos muestran la gran erudición del dramaturgo. Según los estudiosos para componer esta obra Shakespeare consultó las historias y costumbres de Venecia; Il Pecorone, de Ser Giovanni Fiorentino, colección de novelitas italianas de fines del XIV; la historia del Papa Sixto V, de Gregorio Leti; una novela de Ruggieri de Figiovanni, donde se habla de unos cofres y una antiquísima colección de cuentos antiguos escritos en latín, el Gesta Romanorum.
La idea del dramaturgo es demostrar la certeza de la antigua máxima jurídica Summum ius summa iniuria; es decir: que un derecho innegable se transforma en irritante injusticia cuando, llevado a sus últimas consecuencias, invade la esfera de otros derechos. En definitiva en la obra se hace un análisis teatral profundo de la avaricia y en ella se crea el personaje inolvidable de Shylock, que ha quedado así, para la historia de la literatura universal, como el personaje arquetipo del avaro.

No hay comentarios.: