Vistas a la página totales

Punto de Encuentro Académico un Encuentro con la Academia

Punto de Encuentro Académico un Encuentro con la Academia
Ir a la página Punto de Encuentro Académico

Tutoría

Tutoría
Ir a la página Tutoría

Socio Humanística I

Socio Humanística I
Hablemos de Humanismo & cine

Electiva Humanidades II

Electiva Humanidades II
Hablemos de las Historias de Mujeres

Electiva Humanidades III

Electiva Humanidades III
Hablemos del Cine de Almodóvar

miércoles, 29 de octubre de 2014

AGUA

ASIGNATURA:     ELECTIVA HUMANIDADES II
                         CINE Y RELIGIÓN 
                         MUJER & VIOLENCIA
AREA:                GENERAL                  
PELÍCULA:         AGUA
CONCEPTO:       DERECHOS DE LA MUJER

País: Canadá - India
Idioma: Hindi
Duración: 117 min.
Censura: Mayores de 14 años
Género (s): Drama - Romance
Director: Deepa Mehta
Actores: Seema Biswas, Lisa Ray, John Abraham, Sarala, Manorma, Waheeda Rehman, Kulbushan Kharbanda, Raghuvir Yadav, Vinay Pathak, Ronica Sajnani.
Otros: Mychael Danna (música), Giles Nuttgens (cinematografía)
SINÓPSIS
Transcurre el año 1938 en la India colonizada bajo el dominio del Raj británico (se refiere a la administración colonial británica de la región del Indostán, es decir, lo que hoy en día son las naciones de India, Pakistán, Bangladés, Birmania y Maldivas, así como algunas islas menores del océano Índico). También durante este período el movimiento independentista de Gandhi está en ebullición, alrededor de la libertad de conciencia y de liberación política (la independencia de India sería entre 1945-46).
En el curso de este período Chiyia (Sarala), una niña pobre de ocho años, casada con un rico hombre mayor, ve deshacer su futuro de prosperidad al quedar viuda cuando su anciano marido muere transcurridas unas horas después de su matrimonio.
Al convertirse en viuda, la niña tiene tres opciones: morir quemada junto al cuerpo de su esposo, casarse con su cuñado menor o dedicar su vida al recuerdo de su esposo.
hogar para viudas, donde debe permanecer hasta su muerte. En ese lugar inicia una amistad con Kalyani (Ray), una hermosa mujer que vive sin esperanzas en el ashram. Kalyani, a la vez, conoce al idealista y noble Narayan (Abraham), con quien podría iniciar una relación secreta con la ayuda de Chiyia. 
Agua (Water)           LUCHA CONTRA LA FE
Por Albeto González Molina
Agua (Water), del 2005 es una denuncia sobre la realidad de las viudas indias, y una narración sobre la condición femenina en el universo masculino, al igual que las narraciones fílmicas “La piedra de la paciencia”, “la bicicleta verde”, “Kandahar”, “La fuente de las mujeres” y su relación con las interpretaciones y mandatos del Islam, a través del Corán.
Los preceptos hindúes establecen que cuando una mujer se queda viuda tiene tres opciones: incinerarse junto a su marido, casarse con el hermano menor de éste o llevar una vida de sacrificio y abnegación. Sin embargo y pese a la aprobación de una ley que favorece que las viudas se pueden volver a casar, en la actualidad existe 11 millones de viudas que viven en ashrams en la más absoluta miseria. Cabe la pregunta que hace Shakuntala, la más enigmática y respetada de las viudas a Sadananda, futuro sacerdote, está escrito que las viudas deben ser maltratadas?
La narración de la condición femenina no narra en detalle la realidad social, con respecto de la mujer en este período, entendiendo que en el 2001 había censada más de 34 millones de viudas en situación de exclusión social.
La infanta viuda va entendiendo con el paso de los días la dinámica del ashram  exteriorizando su malestar contra la hostilidad impuesta dentro de éste, merodea por la vivienda y los alrededores de un embarcadero a orillas de un rio, la cámara sigue sus movimientos y las agonías de las viudas además de la historia de amor entre Narayan, un joven rico seguidor de Gandhi, y Kalyani, quien se ha convertido en el sustento de la comunidad merced a su trabajo sexual fuera del mismo. Precisamente, por esto se le permite una vida algo diferente y de esta manera conserva su majestuosa cabellera azabache.
La historia es un retrato social sobre una realidad que afecta no solamente a muchas mujeres en India, sino a una gran mayoría de mujeres en el planeta mediante la violencia física e ideológica y en este caso concebida desde la religión y la interpretación patriarcal de sus textos, amén del modelo social androcéntrico en el que se mueven las relaciones afectivas entre hombres y mujeres. Aquí prima el acomodo para propio beneficio de los Brahmanes, para justificar que pueden dormir con quien quieran y que las mujeres que duermen con ellos serán bendecidas, de esta manera la mujer es reducida  a la calidad de amante y aceptada como tal por los dioses y la razón para que las viudas sean hacinadas en un ashram obedece a razones económicas, para los familiares de la viuda implica una boca menos que alimentar, 4 saris ahorrados, una cama, y un rincón libre en la casa familiar. No hay otra razón por la que están allí, es una razón disfrazada como religión.
Adentrado el actual milenio las condiciones socioeconómica y políticas de la India no ha superado estas tradiciones execrables como la de encerrar a las viudas. Sin embargo, también se reconoce que el problema de base son las propias mujeres las que se avienen a estas costumbres porque creen que si no lo hicieran traicionarían los textos sagrados, renegarían de su religión o incluso ven amenazada su relación los hombres.
Deepa Metha acierta con la película al presentar la problemática religiosa desde el fundamentalismo religioso donde se impone y definen desde este mandato las prescripciones limitantes a los comportamientos humanos en detrimento de las mujeres que son consideradas seres inferiores en relación al hombre, agua acierta entonces en su planteamiento al dejar planteado el respeto entre las personas y de valorar los comportamientos propios frente a las tradiciones. Por eso plantea una película con esperanza. Uno de los personajes, la viuda Shakuntala deja planteado este dilema que se concreta en el conflicto entre la fe y la conciencia, lucha contra su fe, y es a través de su conciencia lo que le lleva a sacar a la niña-viuda Chuyla, del ashram y de esta forma pueda tener la esperanza de llevar otro tipo de vida.


miércoles, 22 de octubre de 2014

La fuente de las mujeres

ASIGNATURA:     ELECTIVA HUMANIDADES II
                         CINE Y RELIGIÓN 
                         MUJER & VIOLENCIA
AREA:                GENERAL                  
PELÍCULA:         LA FUENTE DE LAS MUJERES
CONCEPTO:       REIVINDICACIÓN DEL PODER
                        Y DERECHOS
Película: La fuente de las mujeres.
Título original: La source des femmes.
Dirección: Radu Mihaileanu.
Países: Bélgica, Italia y Francia.
Año: 2011. Duración: 135 min.
Género: Drama
Interpretación: Leïla Bekhti, Hafsia Herzi, Biyouna, Salek Bakri, Sabrina Ouazani, Hiam Abbass, Mohamed Majd.
Guion: Radu Mihaileanu y Alain-Michel Blanc.
Producción: Radu Mihaileanu, Luc Besson, Denis Carot, Gaetan David, André Logie y Marie Masmonteil.
Música: Armand Amar.
Fotografía: Glynn Speeckaert.
Diseño de producción: Christian Niculescu.
Vestuario: Viorica Petrovici.
Distribuidora: Vértigo Flims.

SINOPSIS
En un pequeño pueblo, en algún lugar entre el norte de África y Oriente Medio, la tradición exige que las mujeres vayan a buscar el agua a la fuente que nace en lo alto de una montaña, bajo un sol ardiente. Ha sido así desde el principio de los tiempos. Pero un día, Leila, una joven casada, propone al resto de mujeres una huelga de amor: nada de sexo hasta que los hombres colaboren en el traslado del agua hasta la aldea.
Escrito por Julio Rodríguez Chico el 13.12.11 a las 12:24
TOMADO DE LA BUTACA: http://www.labutaca.net
En: http://www.labutaca.net/criticas/la-fuente-de-las-mujeres-una-guerra-de-amor/
“La fuente de las mujeres” es una película
bienintencionada en su lucha
por la igualdad de la mujer, que dulcifica el drama
y hasta lo hace tierno,
pero cuyo alegato es excesivamente
combativo y frontal, muy directo y poco sutil.
Desde un pueblo del norte de África nos llega un cuento que no es precisamente de “Las mil y una noches”, aunque trate sobre el amor y la oscuridad que invaden el corazón de sus habitantes. Es la historia de unas mujeres que se cansan del sometimiento que sufren en un mundo de hombres y que se ponen en “huelga de amor”, hasta que ellos las ayuden a traer el agua desde el manantial. En “La fuente de las mujeres” juega con los términos del agua y del amor, del manantial y del corazón para refrescar a los intérpretes del Corán el sentido original de las leyes del Profeta y para ensalzar la figura de la mujer. Igualdad para acceder a la cultura y a la sociedad, dignidad en el trato recibido por sus maridos y libertad para decidir su futuro son algunas de las exigencias de un grupo de mujeres espoleadas por Leila, una hermosa joven que sabe leer y escribir, que piensa por sí misma y que además ama sinceramente a su marido.
Ya desde el inicio se nos dice claramente que se trata de un cuento, y poco después se hace referencia explícita al libro de “Las mil y una noches” como paradigma de la cultura árabe y de la relación amorosa. También desde la primera escena, la cámara avanza por las calles del pueblo en un largo travelling, dándonos a entender el tono a pie de calle que se quiere imprimir a la cinta. Fantasía y realismo se combinan en un intento por denunciar una situación vejatoria de la mujer, y de hacerlo desde una perspectiva idealista y poética que aliente a emprender una guerra de sequía o de abundancia de amor, según se mire. En esta batalla por el agua que da vida, la lucha por la igualdad y la libertad de estos “diminutos insectos” —otra metáfora para hablar de la mujer indefensa, aprovechando la llegada del periodista— se convierte en algo esencial, y Mihaileanu se sirve de personajes cultos o enérgicos para lanzar sus reivindicaciones. De esta manera, la propia Leila, su marido y maestro, o la vieja Fusil son voces modernas que reclaman los derechos de la mujer.
El problema del guión es que todo es muy directo y poco sutil, a veces algo impostado. La mezcla entre lo culturalmente autóctono y lo occidental resulta explosiva, y los bailes y cantos se convierten en un apunte de exotismo para barnizar una fábula pintoresca pero no real, mientras que las figuras del maestro o del periodista chirrían y sólo sirven para lanzar un mensaje. Los personajes están dibujados con sensibilidad y delicadeza pero también con trazos superficiales, y sólo Fátima, la suegra de Leila —gran trabajo de Hiam Abbass— parece tener un pasado que determina su actuar, al igual que un imán cuyo rostro es de los pocos en que se adivina un trasfondo y una esperanza para el mundo islámico. La planitud del maestro es propia de la telenovela mexicana —a la que se hace repetida alusión—, lo mismo que la historia de la joven Esmeralda o la de ese periodista que sonroja al espectador. También son estereotipos los personajes de la misma Leila o de Fusil, pero en el primer caso Leïla Bekhti hace un trabajo aceptable, y en el segundo la anciana resulta simpática como madre coraje.
“La fuente de las mujeres” es, con todo, una película bienintencionada en su lucha por la igualdad de la mujer —estrena la nueva calificación promovida por el ICAA—, que dulcifica el drama y hasta lo hace tierno, pero cuyo alegato es excesivamente combativo y frontal. La historia está poco lograda al contrastar la tradición y la modernidad, sin equilibrio ni desarrollo al abordar tanta subtrama y ambiente —los turistas y el pasado colonial, el mundo urbano y el poder político y periodístico, la convivencia de la autoridad religiosa y municipal, la misma historia de Fátima y de Esmeralda—, y se queda siempre a medio camino entre la poesía y la denuncia, entre el cuento y el relato. Su diseño de producción y su música folclórica —quizá lo mejor de la cinta— no bastan para crear una ambientación que respire autenticidad, y la mirada y el discurso occidental se imponen hasta llegar a un desenlace mejorable en esta guerra de amor que un día emprendieron unos seres diminutos.
“La fuente de las mujeres”: Aristófanes para orientalistas
Escrito por Jordi Revert, el 09.12.11 a las 23:58
TOMADO DE LA BUTACA: http://www.labutaca.net
Como fábula, “La fuente de las mujeres”
puede resultar agradablemente ingenua y hermosa
en la sensibilidad con la que retrata a sus mujeres protagonistas.
Como denuncia, es una película
cargada de tópicos sobre la cultura musulmana.
Durante el pasado mes de julio, las mujeres del distrito de Barbacoas, al suroeste de Colombia, se declararon en “huelga de piernas cruzadas” como medida para obligar a sus maridos a presionar a la administración para construir una carretera que salvaría vidas y conectaría la población. La idea de estas mujeres, que recorrió los sumarios de noticias curiosas de medio mundo, no era sin embargo original, sino que Aristófanes ya la había plasmado siglos atrás en su “Lisístrata”. Hoy lo que la realidad robó a la ficción parece volver a esta última, y en categoría de fábula, en “La fuente de las mujeres” la nueva película del rumano Radu Mihaileanu el director de “El concierto” (2009).
Es precisamente esa clasificación de cuento que se nos avisa desde los rótulos iniciales, la mayor baza y también la mayor tara de la película de Mihaileanu. Supone una baza porque redime a esta ficción de su ingenuidad excesiva y su acaramelada bonhomía, porque hace que su risueño carácter sea más estimable cuanta más delicadeza hay en la aproximación a sus mujeres protagonistas. Pero al tiempo, esa fachada amable se construye sobre un inagotable número de tópicos y arquetipos que simplifican hasta lo vergonzoso la cultura oriental y musulmana: costumbrismo e idiosincrasia reducidos a postal, machismo exacerbado y sin medias tintas desde el sexo opuesto, fanatismo escudado en la tradición y las teocracias, modernidad y progreso a reclamar identificados como imposiciones esencialmente occidentales. La película de Mihaileanu denuncia las atrocidades que la mujer árabe sufre en sus carnes día tras día, posa su mirada sobre injusticias habitualmente unidas al género y amparadas en convenientes interpretaciones de la ley islámica, pero acomete esa visión con la superficialidad antropológica del orientalismo peor avenido, el mismo con el que las propias protagonistas de esta historia identifican, por ejemplo, a las mujeres mejicanas a través de los estereotipos de telenovela.


martes, 21 de octubre de 2014

KANDAHAR



ASIGNATURA:    ELECTIVA HUMANIDADES II
                        CINE Y RELIGIÓN 
                        MUJER & VIOLENCIA
AREA:               GENERAL                  
PELÍCULA:        KANDAHAR
CONCEPTO:      EL BURKA
Dirección, guión y montaje: Mohsen Makhmalbaf.
País: Irán.
Año: 2001.
Duración: 85 min.
Interpretación: Niloufar Pazira (Nafas), Hassan Tantai (Tabib Sahid), Sadou
Teymouri (Khak).
Música: Mohamad Reza Darvishi.
Fotografía: Ebrahim Ghafouri.
Dirección de producción: Syamak Alagheband.
SINOPSIS
Basada sobre la historia de Niloufar Pazira (quién también participa en esta película), Nafas, una joven periodista escapa de Afganistán a Canadá, regresa a su país natal para evitar la muerte de su hermana, quien le dice en una carta que su vida no tiene sentido y que se suicidará en el próximo e inminente eclipse. La película relata sus dificultades para entrar en el Afganistán dominado por el régimen talibán, lo que conseguirá haciéndose pasar por la esposa de un afgano. Asimismo, la cinta recoge sus avatares dentro del país junto a un niño que le sirve de guía y un supuesto médico americano que comparte su tristeza ante la situación en que vive la población afgana. Durante el viaje, Nafas es testigo del trato que reciben las mujeres en el régimen talibán, ocultas obligatoriamente bajo el burka, de la situación penosa de la sanidad, de las consecuencias de la guerra continuada en forma de frecuentes mutilaciones a causa las minas, del papel de la ayuda internacional y de la pobreza y ansia de supervivencia de la población civil. El desenlace será del todo inesperado.
BAJO CADA BURKA HAY UN SER HUMANO QUE SE AHOGA
Por; Paloma Romera de Landa
El nombre de esta mujer que viaja desde Canadá a Kanda­har en busca de su hermana resume la historia de es­te pueblo. Nafas significa respirar, pe­ro co­mo dice Makh­mal­baf, “bajo cada burka hay un ser humano que se ahoga”. Esa es la denuncia de este documento de viaje. Es la lucha de este personaje, basado en la vida real de una afgana que quiso romper con la sumisión. 
Por eso, los planos de composición impecable y el tratamiento precioso del color son telón de fondo de una historia que merece el cien por cien de la atención. Las can­ciones susurradas, las oraciones a gritos, las imágenes casi surrealistas y la voz de Nafas nos conducen a un final abierto pero aterrador. Aterra­dor por la falta de entendimiento, de confianza, de respeto; por el exceso de armas, de imposición, de impersonalidad.
A Makhamalbaf, y a cualquiera con un mínimo de sentido común, le deben chirriar los oídos al oír burradas como “daños colaterales”, eufemismo hipócrita de muertes sin sentido. Kandahar llama a las cosas por su nombre, haciéndonos llegar las dos caras de una cultura sin agua y sin respiración.
EL BURKA
La aplicación del  hiyab,  código de vestimenta femenina islámica que establece que debe cubrirse la mayor parte del cuerpo y que en la práctica se manifiesta con distintos tipos de prendas, el burka o cárcel de tela, el cual cubre el cuerpo y la cara por completo, es una de ellas, también hay un tipo de velo que se ata a la cabeza, sobre un cobertor de cabeza y que cubre la cara a excepción de una raja en los ojos para que la mujer pueda ver a través de ella.
Bajo el ala de la cultura afgana, se esconden las entidades de miles de mujeres sometidas a una de las más crueles de las cárceles: las de tela. Una decisión tomada entre los años 1901 y 1919 durante el reinado de Habibulla señala el comienzo de una moda que arrastra bajo su velo un siglo de atrocidades.
Desde que en 1992 los fundamentalistas llegaron al poder y entrenaron a los talibanes, quienes mandan en Afganistán desde 1996, las mujeres deben utilizar obligatoriamente el burka. Estos sostienen que el velo les garantiza el control sobre sus cuerpos.
 A partir de las imposiciones del régimen ultrarradical y fundamentalista talibán se negó la libertad de cantar, bailar, tocar música, practicar deportes e incluso volar cometas -pasatiempo nacional afgano. Asimismo, las mujeres tienen terminantemente prohibido pasear solas por las calles –solo lo pueden hacer bajo la compañía de sus maridos- , trabajar, estudiar e incluso recibir asistencia médica, salvo en precarios hospitales sin agua, electricidad ni quirófanos.
Producir daño a la mujer, deformarla quitarle o taparle su belleza con burkas, hiyabs el hombre impone su poder a través de la religión, en forma de patriarcado. La estructura del poder siempre “implica la existencia de un arriba y un abajo, reales y simbólicos, que adoptan habitualmente la forma de roles complementarios” [Corsi “Una mirada abarcativa sobre el problema de la violencia familiar”, p 23 citado por Dr. Miguel Ángel Nuñez; en: “Interpretación patriarcal de la biblia y violencia contra la mujer: Relaciones, coincidencias e incidencias”.]
La infibulación y ablación del clítoris, la religión islámica amputa no solamente el poder que brinda el placer de la mujer por considerarla centro de tentación al hombre, sino que castra también simbólicamente al hombre de gozar el gozo del placer de la mujer, ¡Qué paradoja!. Tras la castración se esconden actos o conductas violentas preventivas, frente a las prescripciones morales impuestas por el Corán no existe en este castigo preventivo una confianza que permita al individuo, en este caso la mujer, cómo debe constituirse como un sujeto moral de sus propios actos y así, la mujer sostiene todo el peso de la moral islámica y para que se cumpla debe ser castrada para evitar la tentación.

domingo, 19 de octubre de 2014

AGORA


ASIGNATURA:   ELECTIVA HUMANIDADES I & II:
                       HUMANISMO CINE Y RELIGIÓN 
                       MUJER VIOLENCIA
AREA:              GENERAL                  
PELÍCULA:       ÁGORA
CONCEPTO:     FANATISMO RELIGIOSO
A finales del siglo IV D. de C., (391/415) el imperio romano estaba al borde del colapso,  Alejandría, en la provincia de Egipto, conservó mucho de su esplendor; en ella se encontraba una de las siete maravilla del mundo antiguo, el  faro legendario, así como la biblioteca más grande de la tierra. La biblioteca no solo era un símbolo cultural sino también religioso, un lugar donde los paganos adoraban a sus antiguos dioses; el culto pagano establecido desde hace mucho tiempo en la ciudad estaba siendo desafiado por la fe judía y una religión prohibida que se extendía rápidamente el cristianismo.
Contexto histórico
Hipatia
La historia se desarrolla en un mundo casi legendario, prácticamente olvidado por el mundo del cine, una época y un lugar únicos, Alejandría, Egipto 391 d. C., durante el Bajo Imperio Romano,crisol de las antiguas culturas egipcia, griega y romana.
La ciudad fundada por Alejandro Magno contaba con el Museo de Alejandría (templo de las Musas) dentro del que se encontraba el Serapeum (con su biblioteca o segunda Biblioteca de Alejandría y con la Columna de Pompeyo), el Cesareum, la vía Canópica (vía que atravesaba Alejandría permitiendo la comunicación desde el ágora con el puerto -en la antigua ciudad de Canopus-) y el Faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo. Un mundo que, según algunos autores, iba a quedar sepultado ante el ascenso del cristianismo como religión hegemónica frente a las otras religiones existentes (las religiones griega, romana, greco-egipcia y el judaísmo).
Sin embargo, como advierte la historiadora Maria Dzielska, la religiosidad pagana no expira con Hipatia, como tampoco lo hacen ni las matemáticas ni la filosofía griegas. Hipatia de Alejandría, matemática, astrónoma, filósofa neoplatónica y símbolo de la sabiduría era considerada una figura del paganismo por los patriarcas de Alejandría (el emperador romano Teodosio I, en principio tolerante con el paganismo fue después muy severo en su erradicación).
Según algunos autores la muerte de Hipatia tuvo que ver con la lucha entre el poder imperial y el poder episcopal, a la que se sumaba la envidia del patriarca Cirilo, inductor del asesinato, las acusaciones de brujería y hechicería sobre Hipatia y, finalmente, la posible acción de cristianos fanáticos, de una turba de cristianos, del populacho, o los cristianos ortodoxos del círculo de Cirilo. El crimen quedó sin castigo.
Para el historiador José María Blázquez Martínez, citando a Damascio, El asesinato de Hipatia es uno de los más repugnantes crímenes cometidos por la Iglesia de la Tarda Antigüedad.
Contexto científico
La película ilustra sobre muchas facetas de la Cultura y de la existencia del Ser Humano, Filosofía, Astronomía, Matemáticas, Física, Sociología. De manera sutil y hermosa aparecen algunos de los hitos de la historia de la matemática y de la historia de la astronomía: A lo largo de la cinta el personaje de Hipatia se emociona ante los textos de los Elementos de Euclides, el cono de Apolonio, el sistema geocéntrico de Ptolomeo y el heliocéntrico de Aristarco de Samos y se apasiona y empeña en resolver el enigma astronómico que plantean los planetas errantes vislumbrando en la elipse la solución que hallarán más de mil años después, en el siglo XVI, Copérnico y Kepler en su reformulación, hoy vigente, de la Teoría heliocéntrica de órbitas elípticas.
Toda la tradición espiritual, cultural, filosófica y científica de la Cuenca del Mediterráneo se decanta en una mujer que habitó en tiempos convulsos la ciudad de Alejandría.
Las revueltas y los enfrentamientos
En los barrios de la ciudad reina el descontento. Los cristianos muestran su creciente fortaleza burlándose del dios greco-egipcio Serapis, a quien consideran una falso dios, un dios pagano. La actitud provocadora de los cristianos desencadena un ataque mortal contra ellos que será el comienzo de una espiral de violencia cruzada entre las distintas facciones religiosas -cristianos, greco-egipcios, judíos- y los distintos estamentos de poder -el patriarcado alejandrino y el poder imperial-.
En la primera refriega Teón de Alejandría, padre de Hipatia, es herido de muerte. La violencia crece sin control y la venganza se adueña de Alejandría. Los cristianos, numerosos y bien organizados sitian el recinto sagrado. Ante esta dramática situación, Hipatia protege a sus discípulos, de manera especial a los cristianos, y entre ellos a Davo, su esclavo. El sitio perdura. Desde Roma el Emperador proclama la inmediata expulsión del recinto de sus moradores legitimando a los cristianos.
La desolación
La vida de Hipatia está en riesgo. Ella representa la negación del patriarcado y de los patriarcas cristianos: una mujer no sometida a ningún hombre, cultura, reconocida matemática y astrónoma, admirada por sus discípulos. Ante la Biblia, el obispo -Cirilo de Alejandría condena a Hipatia por pagana y bruja y ordena su lapidación. Los seguidores del obispo buscan por las calles tumultuosas de Alejandría a Hipatia para ejecutarla. En la algarabía, Davo, su antiguo esclavo, aún enamorado, también la busca.
Final:
El cuerpo mutilado de Hipatia fue arrastrado por las calles y quemado en una pira, Orestes desapareció y nunca más fue visto, Cirilo tomó el poder de Alejandría. Mucho después, Cirilo fue declarado santo y doctor de la iglesia. Pese a que ninguna obra de Hipatia sobrevivió, se sabe que fue una astrónoma sobresaliente reconocida por sus estudios matemáticos sobre las curvas cónicas. 1.200 años después, en el siglo XVII, el astrónomo Johannes Kepler  descubrió que una de esas curvas, la elipse, gobierna el movimiento de los planetas.


La Bicicleta Verde

ASIGNATURA:       SOCIOHUMANIDADES  II:
                                RELIGIÓN  MUJER & VIOLENCIA
CODIGO:                 8107533
GRUPO:                  70 VI
                                ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS
AREA:                      GENERAL                           
PELÍCULA:               LA BICICLETA VERDE
CONCEPTO:            FUNDAMENTALISMO RELIGIOSO

La bicicleta verde (Wadjda)

Película: La bicicleta verde. Título original: Wadjda.
Dirección y guion: Haifaa Al-Mansour.
Países: Arabia Saudita y Alemania.
Año: 2012.
Duración: 98 min.
Género: Drama.
Interpretación: Reem Abdullah (madre), Waad Mohammed (Wadjda), Abdullrahman Al Gohani (Addullah), Sultan Al Assaf (padre), Ahd (Hussa). Producción: Gerhard Meixner y Roman Paul. Música: Max Richter. Fotografía: Lutz Reitemeier. Montaje: Andreas Wodraschke. Diseño de producción: Thomas Molt. Vestuario: Peter Pohl. Distribuidora: Wanda Visión. Estreno en España: 28 Junio 2013.
SINÓPSIS
En “La bicicleta verde”, Wadjda es una chica de 10 años que vive en los suburbios de Riad, la capital de Arabia Saudita. Aunque vive en un mundo conservador, Wadjda es divertida, emprendedora y siempre llega al límite entre lo que puede hacer y lo prohibido. Tras una pelea con su amigo Abdullah, un vecino con el que no debería jugar, Wadjda ve una bonita bicicleta en venta. Quiere desesperadamente la bicicleta para poder ganar a Abdullah en una carrera. Sin embargo, la madre de Wadjda no se lo permite por temor a una sociedad que ve las bicicletas como un peligro para la dignidad de una chica.
 Wadjda de Haifaa Al Mansour, es la primera película de una mujer saudí, toda una proeza, especialmente cuando conoce cómo viven las mujeres en Arabia Saudita y cuando se sabe también que no hay salas de cine en este país ...  está casada con un diplomático estadounidense y estudió cine lejos de su país natal.
La bicicleta verde es una película producida en Arabia Saudita, es un trabajo fílmico que plantea la problemática de la mujer en una sociedad islámica y monárquica, en ella el abaya, una capa larga negra, y un velo (hiyab) están presentes en la vestimenta de la mujer, cuando salen de la casa.
Frente a esta exigencia que aplica la Sharia (ley islámica), Wadjda lleva la cabeza descubierta entre sus compañeras de estudio, vestidas con largas túnicas negras y en lugar de zapatos usa tenis viejos a la usanza occidental, pero entre todas sus compañeras que se pinta las uñas de diferentes colores, ella en particular guarda la ilusión de tener una bicicleta y quiere ganarle todas las carreras a su amigo Abdullah un niño de la misma edad de Wadjda, 12 años, "Cuando tenga mi bicicleta, te ganaré: entonces seremos iguales", le sentencia cuando éste le enseña a montar en bicicleta. He aquí el problema central planteado en términos sencillos que soporta, por el hecho de ser mujer en una sociedad regida por leyes patriarcales, y por ello tener el destino ya planeado de ser esposa y madre.
Wadjda es una niña avispada e ingeniosa, aprovechando que la escuela establece un concurso para recitar el Corán participa con el objetivo de ganar el premiuo y comprar la bicicleta, gana el concurso, lo cual le permite cumplir con su sueño de poseer la bicicleta, pero el premio es negado cuando la directora de la escuela se entera que Wadjda quiere comprar una bicicleta, vehículo prohibido para las mujeres por cuestiones del “honor”, una vez más queda presente la diferencia entre hombres y mujeres en términos de igualdad, aquí la mujer tiene menos valor y es retroalimentado por el ambiente que tiende a hacer creer a la mujer que ciertas funciones le están vedadas por el solo hecho de ser mujer, en otras palabras, existe un lenguaje sexista que tiende a ser “androcentrista”  crea las condiciones psicológicas para que la mujer sea tratada como un ser inferior.
La mujer en esos términos se le asigna un valor inferior con respecto al hombre, por un supuesto diseño divino, por consiguiente, se le trata de acuerdo con esta condición, por el solo hecho de ser mujer, asignarle menos valor se genera un ambiente en el que la mujer tiende a desvalorizarse a sí misma ese ambiente hace creer que la mujer está vedada para ciertas funciones, la visión androcentrista genera las condiciones psicológicas para que la mujer sea tratada como un ser inferior, es esta dirección la mujer alcanza su desarrollo en la abnegación, el sacrificio y la entrega indeclinable a valores supuestamente “femeninos” y que serían su espacio natural de acción. (Tomado y adaptado de: Miguel Ángel Núñez; Interpretación patriarcal de la biblia y violencia contra las mujer: Relaciones, coincidencias e incidencias. Se puede consultar en:
Su familia pertenece a la clase media, y se desenvuelve en un conflicto, en el cual la madre no concibe un varón, por la misma idea de su inferioridad, la mujer no puede escoger marido porque se supone que no está en condiciones de hacerlo, en este sentido su condición de inferioridad toma la forma agresiva de manera sutil de no recibir herencia, por lo menos en la interpretación patriarcal del Corán. En la definición de este conflicto familiar entre el padre, y la madre se desenvolverá el sueño de Wadjda, que por ser niña, tampoco se escapa al destino de la inferioridad.
 

jueves, 16 de octubre de 2014

LA PIEDRA DE LA PACIENCIA (Syngué sabour)

ASIGNATURA:        SOCIOHUMANIDADES  II:
                                 RELIGIÓN MUJER & VIOLENCIA
CODIGO:                 8107533
GRUPO:                  70 VI ADMINISTRACIÓN
                                DE EMPRESAS
ÁREA:                     GENERAL                          
PELÍCULA:              LA PIEDRA DE LA PACIENCIA
CONCEPTO:           LIBERACIÓN

 La piedra
de la
paciencia 
Película: La piedra de la paciencia. Dirección: Atiq Rahimi. Países: Afganistán, Francia, Alemania, y Reino Unido. Año: 2012. Duración: 102 min. Género: Drama. Interpretación: Golshifteh Farahani (mujer), Hamid Djavdan (hombre), Hassina Burgan (tía), Massi Mrowat (soldado). Guion: Jean-Claude Carrière y Atiq Rahimi; basado en la novela de Atiq Rahimi. Producción: Michael Gentile. Música: Max Richter. Fotografía: Thierry Arbogast. Montaje: Hervé de Luze. Dirección artística: Edwin Prib. Vestuario: Malek Jahan Khazai. Distribuidora: Golem. Estreno en Francia: 20 Febrero 2013. Estreno en España: 6 Septiembre 2013
LA PIEDRA DE LA PACIENCIA, LA PIEDRA LIBERADORA
Profesor Alberto González Molina
La piedra de la paciencia aparece en la mitología persa, sangue sabur, es una piedra dotada de poderes mágicos, a la cual cada quien puede confiarle no sólo las propias desgracias, miserias y sufrimientos, sino todo cuanto nadie se atreve a revelarle a los demás. Se dice que la piedra escucha y, como una esponja, absorbe todas las palabras, confesiones y secretos, hasta que un buen día no aguanta más y explota.
La piedra de la paciencia también aparece en la religión judeo cristiana.
En el Antiguo Testamento aparece por primera vez la Piedra de la Paciencia. El sueño de las escalinatas nos acerca al génesis, donde se relata el sueño de Jacob:

"Estaba viajando Jacob cuando llegó la noche y decidió quedarse en el campo a dormir. Tomó una piedra como almohada, se acostó y se quedó profundamente dormido.Entonces tuvo un sueño: Soñó con una larga escalera apoyada en el cielo y vio a los ángeles de Dios que subían y bajaban por ella. En lo más alto de la escalera estaba Dios." Según algunas leyendas, la piedra de la paciencia "está en La Meca y alrededor de ella millones de peregrinos dan vueltas contándole sus desgracias". El día que no le quepan más desgracias explotará y tendrá lugar el Apocalipsis.
En un pueblo devastado por la guerra, al pie de las montañas de Kaboul, (Afganistan) un héroe de la guerra yace en coma, su mujer cuida de sus dos hijos y de su marido, que lleva dos semanas en coma. Sentada en silencio al lado de su esposo, decide seguir el consejo de su tía: “Cuenta tus preocupaciones a la piedra de la paciencia, ella te liberará”.
Así empieza un monólogo, en medio de dolorosos recuerdos, mezcla de sufrimientos, acusaciones y confesiones, en un monólogo que es reproche, emprende su reprimenda recriminatoria contra su marido guerrero, que le ofreció una relación basa en su ausencia más que en su presencia, es ira más que amor, desde donde le repara sobre las sutiles formas de violencia que le han producido daño, sobre la autoridad patriarcal que ha recaído en ella desde que fue sometida y brindada en matrimonio, sobre su matrimonio donde la ausencia de él fue reemplazada por una fotografía como presencia, del desborde que supone la inferioridad de la mujer, de los deseos furtivos de sus hermanos, y entre suero y suero continúa con su soliloquio como pensando en voz alta que cuestiona el rumbo de su sumisión en medio de las desventuras de la guerra y las penurias económicas, para comprarle el suero alimenticio. Todo se convierte para ella en una tortura perdurable y sostenida en el tiempo, finalmente le habla del origen de sus hijas, de la llegada de la ternura en forma de violación mientras espera calma y paciente el momento de su liberación.
La piedra de la paciencia, es el tercer largometraje del conocido escritor Atiq Rahimi, que llega a nuestras pantallas para denunciar e intentar romper con ciertos tabúes imperantes en la sociedad islámica, pero suficientemente universales como para que el público internacional participe en primera persona.